Nacionales

Temor por ola de “pinchazos” con droga en boliches de Buenos Aires

La modalidad hace estragos en Europa y se instaló en la Argentina. Delincuentes sexuales inyectan a las víctimas en discotecas. No descartan que sea trata de personas.

En medio de la explosión de casos con “pinchazos” en Europa, donde delincuentes sexuales atacan con jeringas en boliches bailables a jóvenes desprevenidas y mantiene a la opinión pública en estado de conmoción, trascendió que esta metodología criminal llegó a la Argentina, y que ya se registraron más de 100 de estos episodios en el AMBA durante el presente año.

En una nueva Encuesta Mensual de Inseguridad, desarrollada por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados, orientada exclusivamente a delitos y hechos violentos perpetrados en oportunidad de salidas a bares, discos y boliches de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, quedó acreditado que, en los meses del presente año, se han producido más de 100 ataques con jeringas, del tipo “pinchazos” en discos y boliches.

Según el informe, los ataques van dirigidos a “chicas que van a bailar, con el presunto objetivo de someterlas sexualmente, dentro o fuera del boliche, mediante la sumisión química”.

“Defendamos Buenos Aires trabaja en colaboración con diversas ONG’s de Derechos Humanos de Europa y hace un año que nos vienen advirtiendo, especialmente desde Ibiza, Madrid y Barcelona que cada fin de semana se suman ataques a chicas que van a bailar, mediante el uso de jeringas donde las pinchan. En general, los abusadores utilizan MDMA o éxtasis líquido, de modo de obtener de inmediato un estado de mareo, somnolencia e incluso desmayos en las víctimas, de modo tal que, mediante la sumisión química, puedan ser fácilmente manipuladas y abusadas”, comenzó el director de Defendamos Buenos Aires, Javier Miglino.

Y continuó: “Ese tipo de amenazas llegó a Buenos Aires en los últimos meses y hubo ataques en boliches de los barrios de Palermo y Recoleta y en la provincia de Buenos Aires en Lomas de Zamora y Quilmes. Si bien es un acto delictivo, es muy difícil de comprobar, ante la multitud de personas que hay en los boliches de Buenos Aires, las autoridades sanitarias de los hospitales Fernández y Pirovano; en la Ciudad de Buenos Aires y Paroissien (La Matanza), Gandulfo (Lomas de Zamora) e Iriarte de Quilmes; están en alerta por los casos que han debido atender”.

“Por los testimonios que hemos podido intercambiar con nuestros colegas de Ibiza, Madrid y Barcelona en España, e incluso en el último tiempo de Toulón, Saint Tropez y París, en Francia; los abusadores buscan a las chicas que van solas a bailar. Saben que a partir de que son inyectadas con MDMA, son presa fácil para los abusos”, alertó.

Tampoco se descarta que bandas de trata de personas estén detrás de este delito, drogar a las víctimas. lo que permite secuestrarlas y dejarlas en cautiverio.

(Fuente: P.E)