Provinciales

“Sólo queríamos que esté preso y que la Justicia se encargue de él”

Si bien el femicidio de Sonia Cerpa (40) será muy difícil de olvidar para todo Dos Hermanas, pareciera que el pueblo comienza a recobrar la calma al saber que Valdir “Cuerero” Prestes Barboza continúa detenido y que el hermano de la víctima recuperó la libertad tras el episodio que derivó en la detención de ambos.

Ahora, aseguraron, esperarán los tiempos de la Justicia para que se pueda esclarecer el caso por completo.
Entre los presentes estaba Gustavo Cerpa (23), quien el domingo divisó al sospechoso tras seis días prófugo e inicialmente sufrió un ataque del cual se tuvo que defender y eso derivó en un enfrentamiento entre ambos hasta que pudo intervenir la Policía.

Tras ese procedimiento Prestes Barboza terminó hospitalizado y Gustavo detenido por la agresión, aunque el martes recuperó la libertad tras declarar ante la magistrada Nuria Allou, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Eldorado, interviniente en la causa.

“Pueblo tranquilo”
En este contexto, tras una semana de dolor por el femicidio de su hermana y el drama por sus horas detenido, Gustavo habló en exclusiva con un medio provincial y señaló que “jamas pensé en hacer justicia por mano propia, sólo colaboré para atrapar al asesino de mi hermana. Desde el día del asesinato de mi hermana, la primera noche que pude dormir un poco fue en la comisaría porque antes de eso fueron seis días que no dormíamos ni comíamos bien. Sólo quería que el culpable esté preso”.
La aprehensión de Prestes Barboza se había concretado el domingo, en el paraje Piñalito Sur de San Pedro, tras seis días de pesquisa y búsqueda de la cual incluso participaron familiares y vecinos de la víctima.
Al respecto, el joven indicó que “eramos muchos los que estábamos colaborando con la Justicia porque conocemos la zona, que es de mucho monte y de muchas hectáreas, conocemos a la gente del lugar” y recalcó que “nunca pensamos en hacer justicia por mano propia, aún sabiendo que es un tipo muy peligroso que se había escapado de una cárcel de Brasil y que era capaz de hacer cualquier daño con tal de escaparse”.
Y continuó: “Sólo queríamos que esté preso y que la Justicia se encargue de él. Hoy, a pesar del difícil momento, nos encontramos contentos, ya pasó la pesadilla. Personalmente recibí un gran apoyo de la familia y de toda la comunidad y queremos agradecer el gran trabajo y acompañamiento de la Policía, gracias a Dios todo terminó con éxito y hoy la familia está más tranquila”.
Para Gustavo, la detención de Prestes Barboza no sólo es sinónimo de seguridad para su familia, sino para el pueblo entero. “También el pueblo está más tranquilo ya que no era fácil lidiar con este caso sabiendo que no se trataba de cualquier persona, sino de un tipo que era muy peligroso y andaba suelto por las calles. No fue fácil porque es algo que nadie espera, pero acá estamos superando el difícil momento, tratando de tranquilizar los nervios con toda la familia unida. Esperamos que nunca vuelva a pasar algo similar en ningún lugar del país”, expresó.
El muchacho fue excarcelado tras casi dos días detenido, aunque seguirá ligado a la causa como imputado por lesiones graves en perjuicio de Prestes Barboza.
Tras su liberación el martes al mediodía y su regreso a Dos Hermanas, Gustavo fue recibido por el pueblo como un héroe y al respecto señaló que “estoy muy agradecido con el pueblo y con la familia, me recibieron con los brazos abiertos y muchísimas demostraciones de afecto”.

Comment here