viernes, 12 abril, 2024

Reclamo de Salud: siguen los acampes de autoconvocados durante el fin de semana

Hoy se cumplen cuatro días desde que un numeroso grupo de contratados y autoconvocados del área de Salud instaló un acampe en el Ministerio y otro en el Parque de la Salud.

“Se trata de una gran familia que hace mucho estaba dormida y hoy se despertó. Pudimos lograr la unión de todos los trabajadores de la Salud para reclamar un derecho básico como lo es tener un salario que nos permita cubrir los gastos esenciales”, dijo a un medio provincial uno de los referentes de los autoconvocados del Parque de la Salud, Mauricio García.

Aseguraron que el acampe se sostendrá hasta obtener respuestas: “Adoptamos la asamblea permanente, con guardias mínimas para no abandonar a la gente”, dijo.

Respecto a los apostados en el Ministerio, uno de los voceros, Mario Sejas, aseguró que “había intenciones de juntarnos con el grupo de Agudos, hoy estuvimos con ellos pero por diferentes motivos se decidió seguir el acampe en el Ministerio”.

“Están buscando la manera de desgastarnos porque saben que la mayoría somos personas mayores. Hay jubilados que también vinieron a apoyarnos porque su sueldo también depende de esto. Algunos cobran $12.000, es imposible vivir con eso”, dijo Sejas

Debido a la falta de respuestas, Sejas adelantó que podrían elevar sus reclamos a medidas más extremas. “Realmente espero que no tengamos que llegar a ese punto”, adelantó. Cabe destacar que ayer una de las manifestantes que tiene hipertensión se descompensó en medio del acampe. La mujer se cayó al suelo y comenzó a convulsionar hasta que fue trasladada al hospital.

Reclamo histórico

“Nosotros hace años que venimos reclamando pero no somos escuchados”, expuso Sejas.

Por su parte, García contó que “la movilización con paros, notas y acampes comenzó el 24 de octubre del año pasado. Los enfermeros comenzamos la lucha luego de replantearnos el tema del cobro del adicional que nos querían agregar el año pasado, pero después nos dimos cuenta que no sólo el personal de enfermería estábamos en una debacle financiera, y que el problema salarial nos incluía a todos”.

Por ello, el reclamo incluye a los miembros del Parque, sumándose los sectores de hotelería, personal de traslados, diagnóstico por imágenes, personal de laboratorio de Agudos, Servicio social, anatomía patológica y farmacia, “todos ellos realizando las tareas mínimas que impliquen urgencia y emergencia para preservar la salud de los usuarios”.

Cabe destacar que ayer también se adhirió el personal administrativo que, según García, había presentando una nota de aviso de cese de actividades. “Estamos todos excepto kinesiología y los médicos que, como tienen otra recomposición laboral, no participan”, señaló.

A pesar de que “no tenemos nada en contra de los médicos, porque sabemos que su formación académica es de muchos años y permanente, estamos molestos porque sentimos que esto es un trabajo en equipo y la diferenciación de profesiones hace que nos dividamos”, dijo.

Contó que en el último aumento salarial, los médicos cobraron $22.000 más y ese fue uno de los disparadores que hicieron que las demás profesiones dentro del Parque, decidieran unirse al reclamo de los enfermeros: “Lo que molestó y produjo roce es que de un día a otro el salario de los médicos aumentó muchísimo y a nosotros nos ofrecen una miseria”.

Efecto “policía”

En ese sentido, García también se refirió al acuerdo de la Policía que “nos tomó por sorpresa. Fue muy llamativo porque cuando a ellos le aumentaron $16.000 al básico, a los docentes y personal de la salud, nos propusieron $5.000”, dijo.

Agregó que “no queremos desmerecer el trabajo de los policías, los pilares de la sociedad son la seguridad, la educación y la salud. Pero la diferencia que hace el Gobierno entre unos y otros, molesta. Hoy en día, un policía que recién ingresa cobra $44.000. De entrada ya llega a cubrir la canasta básica. En cambio un enfermero, que empieza a trabajar, recibe sin contar adicionales $24.000 de bruto”.

Al respecto, mencionó que “esto acarrea muchos problemas porque la mayoría debe buscarse un trabajo extra en el sector privado, trabajando más horas, sin poder estar con su familia, durmiendo y comiendo mal, todo para intentar llegar a fin de mes”.

Dos reclamos, misma lucha

Finalmente García se refirió a la decisión de concentrarse en dos grupos, uno frente al Ministerio y otro en el Parque. “Cada institución tiene sus problemáticas particulares y los reclamos tienen que hacerse en donde correspondan. Estamos en dos grupos pero batallamos juntos, ellos por su lado y nosotros por el nuestro pero siempre a la par, no vamos a dejar de luchar hasta lograr el objetivo”, concluyó.

“El acuerdo es insuficiente”

En cuanto al grupo apostado en el Ministerio, Sejas dijo que “estamos en total desacuerdo con lo que pautaron UPCN y ATE con el Gobierno. El acuerdo no cumple con lo que pedíamos, solicitamos que el sueldo de bolsillo oscile entre $60.000 y $70.000 según la categoría”.

Por su parte, García contó que “si bien el Parque se adhirió al aumento de los $5.000 acordado con los gremios, que igualmente se hizo a espaldas de los trabajadores, no estamos conformes con esa recomposición salarial porque no llega a cubrir la canasta básica, que es lo que pedimos”.

(Fuente: Primera Edición)
(Fotos: S.G)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *