La mortalidad por coronavirus en terapia intensiva cayó, pero podría estancarse

La mejora de la atención hospitalaria a nivel global redujo en más de un tercio la mortalidad en las unidades de terapia intensiva, desde los primeros meses de la pandemia, pero este progreso podría estar estancándose, según un estudio publicado hoy por especialistas británicos.

La mortalidad de los enfermos que padecen coronavirus en las unidades de terapia intensiva (UTI) cayó al 36% en octubre a nivel global, según el estudio realizado entre más de 43.000 pacientes de varios países y publicado en la revista Anesthesia.

Según el análisis anterior de los mismos autores, difundido en julio, la mortalidad global de los pacientes con Covid-19 en UTI, entendido como servicio de reanimación, había pasado de casi 60% a fines de marzo de 2020 a 42% al fines de mayo.

«Después de que nuestro primer metaanálisis del año pasado mostrara una fuerte caída en la mortalidad en la UTI por Covid-19 de marzo a mayo de 2020, la actualización del análisis muestra que la disminución de la tasa de mortalidad entre junio y octubre de 2020 parece haberse estabilizado o haber llegado al tope», según los autores del estudio.

Los autores usaron datos de 52 estudios sobre 43.128 pacientes. Procedían de Europa, América del Norte y China, regiones incluidas en el análisis anterior, así como informes de Oriente Medio, el sur de Asia y Australia.

Sobre el posible impacto de las nuevas variantes del coronavirus en pacientes en terapias intensivas, Peter Horby, director del ensayo clínico Recovery, que concluyó que la dexametasona es eficaz, estima que los medicamentos deberían seguir funcionando porque actúan en la respuesta inmunitaria, no en el virus.

(Fuente: M.O)