domingo, 26 mayo, 2024

|La conmovedora carta que un nene le escribió a un policía para que lo deje viajar a ver a su abuelo

Por el aislamiento obligatorio, Jonás no puede abrazar a «Coco» y extraña jugar con él. El comisario prometió contestarle.

Jonás y su abuelo «Coco» son inseparables. Pasan mucho tiempo juntos compartiendo partidos de fútbol, mirando dibujitos en la tele o haciendo la tarea. Pero desde el 20 de marzo, cuando empezó la cuarentena por el coronavirus, no se ven. Y se extrañan mucho.

El nene de 8 años vive con su familia en la localidad pampeana de Victorica, y su abuelo a 10 kilómetros, en Telén. A pesar de la distancia, antes de la cuarentena, se visitaban casi a diario y son muy compinches. A principios de abril, Jonás le dijo a su mamá que fuera hasta la comisaría a preguntar si podían salir para ir a visitarlo.

«Le hice caso y fui hasta la comisaría, pero me dijeron que no podía salir ni trasladarme porque regía el aislamiento social y obligatorio. Llegué a casa y le conté a mi hijo. Al principio se puso mal, pero después lo entendió», contó Angie.

Pero las ganas de ver a su abuelo, lo llevaron a escribirle una carta a la policía pidiéndole permiso para salir a visitar a «Coco». Y le dijo a su mamá que la llevara hasta la comisaría.

«Señor policía me llamo Jonás y quería pedir permiso para ir a Telén a visitar a mi abuelo a quien no ve desde hace más de 50 días. Y lo extraño demasiado. Hacemos videollamadas y hablamos por celular, pero necesito abrazarlo, jugar a la pelota y extraño sus asados. ¿Por favor, me deja ir? Yo prometo cuidarme y quedarme en su casa», escribió el nene en una hoja de cuaderno.

La mamá de Jonás contó que el nene no se pierde los anuncios del Presidente, del Gobernador o el Intendente, porque está atento para ver si dicen algo de la flexibilización de la cuarenta y así poder ir a visitar a su abuelo. Se pone triste cuando se entera que por ahora no podrá ir.

«Todas las noches hacíamos videollamadas pero cuando cortaba se ponía tan triste que decidí no hacerlas más. Ahora se hablan por teléfono. ‘Coco’ no es el abuelo biológico del nene, pero desde que se vieron hubo una conexión especial. Acá no hay lazos de sangre, pero desde que se conocieron son inseparables», contó Angie.

La mujer todavía no llevó la carta a la comisaría, pero la policía la vio en las redes sociales y el comisario prometió contestarle. Así que ahora Jonás está muy esperanzado en que dentro de poco reciba al autorización para recorrer esos 10 kilómetros que lo separan de su abuelo.

(TN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *