jueves, 25 abril, 2024

Insisten en el test de hepatitis C, al menos una vez en la vida

Desde el Servicio de Infectología del Hospital Madariaga remarcan la importancia de la detección precoz y los controles

Desde el Servicio de Infectología del Hospital Escuela de Agudos Doctor Ramón Madariaga destacaron la importancia de que al menos una vez en la vida todas las personas mayores de 18 años se realicen el test de la hepatitis C. Sobre todo por ser una patología crónica y silenciosa, pero que produce graves daños en el hígado.

El médico infectólogo responsale del área en el nosocomio, Pedro Villalba, señaló que la hepatitis C tiene cura, pero el diagnóstico precoz es fundamental para prevenir problemas de salud derivados de la infección, y también la transmisión del virus. Acualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)  hay 58 millones de personas con infección y cada año se producen alrededor de 1,5 millones de nuevas infecciones.

La enfermedad en su primera etapa no presenta síntomas. En ese sentido, Villalba explicó: “Es una enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis C. Se transmite a través de la sangre al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con personas infectadas”.

En cuanto al contagio y la prevención, afirmó que al momento no se dispone de una vacuna para prevenir la infección por hepatitis C, pero es posible prevenirla llevando adelante una serie de medidas, “se debe evitar el contacto directo con la sangre de otras personas, no compartir cepillos de dientes ni otros artículos personales como agujas, maquinas de afeitar, entre otros. Es fundamental el uso de un método de barrera como el preservativo, campos de látex, guantes o dediles en todas las relaciones sexuales”. También agregó que es importante exigir el uso de materiales esterilizados para la realización de un tatuaje o piercing, o ante cualquier procedimiento médico invasivo  o estético.

Ante la consulta por los síntomas, el profesional remarcó que aunque se puede presentar como una infección aguda, lo más frecuente es que se desarrolle de forma asintomática, evolucionando a una enfermedad crónica (persistente) que con el tiempo puede conducir a cirrosis, cáncer de hígado y múltiples complicaciones fuera del hígado.

A ello agregó que los síntomas de la hepatitis C pueden tardar años en manifestarse y el daño al hígado suele ser silencioso durante este tiempo. Asimismo, nombró cuáles serían los síntomas: cansancio, fatiga (astenia), náuseas o vómitos, fiebre y escalofríos, orina de color oscuro y materia fecal de color más claro, coloración amarilla en la piel y mucosas, problemas de coagulación de la sangre, vómitos de sangre o materia fecal negra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *