Inesperado giro en la causa por la muerte de un joven en Puerto Rico que sufría acoso y discriminación por parte de Testigos de Jehová

Federico Gómez, “Fedex” –como le decían sus amigos– apareció sin vida en un pequeño departamento de Puerto Rico, Misiones. Si bien la primera hipótesis señalaba que su muerte se trató de un suicidio, la autopsia habría esclarecido que la causa de su fallecimiento fue otra.

El caso generó  polémica ya que sus familiares –antes de conocer los resultados de la autopsia y con convicción en la hipótesis del suicidio– denunciaron que el joven de 28 años sufría una constante persecución y hostigamiento por parte de la iglesia de la cual solía formar parte: los Testigos de Jehová, y que fue esta presión la que de algún modo lo impulsó a tomar la decisión de quitarse la vida.

El hecho

El 19 de enero pasada la medianoche, una comisión policial se dirigió hasta la vivienda de quien en vida fuera Federico Gómez, ya que desde hace algunos días no respondía a mensajes ni daba señales de vida.

Al llegar al lugar, los efectivos constataron que el departamento se encontraba cerrado con llave desde el interior y que al llamar al celular de Federico, se oía al teléfono sonar desde el interior del inmueble. Por ello y con orden de un juez, derribaron la puerta e inmediatamente encontraron al joven sin vida.

Los investigadores determinaron que el cuerpo habría permanecido aproximadamente 12 horas sin vida antes de ser hallado por las autoridades.

Como en el lugar no se encontraron signos de violencia o de robo, la primera hipótesis apuntó a un suicidio. 

La autopsia

Luego de realizada la autopsia al cuerpo del joven, se determinó que la causa de su deceso habría sido natural; una hemorragia cerebral que le provocó una muerte súbita.

Fuentes ligadas a la investigación del caso, detallaron que el cuerpo del joven fue encontrado dentro de su domicilio obstruyendo la puerta de ingreso al mismo, lo cual hace suponer que se desvaneció intentando salir del inmueble.

Asimismo, se encontraba tendido sobre un charco de su propia sangre, boca para arriba, lo cual hace suponer que el cuerpo no fue movido por un tercero luego de su muerte.

Familiares del fallecido habían manifestado que Federico padecía problemas de presión, lo cual abona la teoría de que su fallecimiento fue a causa de un ACV o aneurisma cerebral.

No obstante, aún resta conocer los resultados de los exámenes forenses a la orina y vísceras del joven que determinarán si Federico ingirió alguna sustancia con el fin de quitarse la vida, independientemente de que los forenses ya determinaron concluyentemente que su muerte fue a causa de la mencionada hemorragia cerebral.

(Fuente: Misiones Online)