viernes, 23 febrero, 2024

“Gaby” Leal será juzgado por homicidio en Posadas

El próximo miércoles 25 de noviembre se cumplirán 18 años del ataque a puñaladas que provocó la muerte de Pablo Antonio Fraire, estudiante de Ciencias Económicas, joven de 28 años emboscado, asesinado en un presunto intento por robarle el dinero que creyeron los homicidas llevaba consigo para comprar equipos electrónicos.

Desde las 8 de hoy y ante el Tribunal Penal 2, presidido por Gregorio Augusto Busse y las vocalías subrogadas por Miguel Ángel Faría (Instrucción 4 de Apóstoles) y Juan Manuel Monte (Instrucción 2 de Posadas), se iniciará el debate oral y público que tendrá como acusado a Gabriel Cristóbal Leal, conocido como Gaby, de 44 años y uno de los tres presuntos autores del macabro caso.

El encargado de la acusación será, como subrogante, el Fiscal del Tribunal Penal 1 de la Primera Circunscripción Judicial de la provincia, Martín Alejandro Rau.

Leal cumpliría en noviembre también, siete años detenido como encartado en este expediente. Según la acusación, Fraire fue masacrado a estocadas en un presunto intento de robo en el barrio Alta Gracia de Posadas.

“Gaby”, acarrea 82 meses privado de su libertad, tiempo de dilación por la maraña de recursos y planteos judiciales, que provocaron que el plazo de prisión preventiva se encuentre vencido de manera elocuente y cuestionable.

Llega al juicio imputado por “homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, alevosía y criminis causa”, delito previsto en el artículo 80 del CPP, incisos 2, 6 y 7 y que prevé condena de prisión perpetua.

La misma sentencia que recibieron Oscar “Poli” Castel y Gustavo “Porteño” Aranda Alvarenga en 2009 acusados por el mismo caso.

Según la reconstrucción de lo sucedido. Pablo Fraire durante la tarde noche del 25 de noviembre de 2002 concurrió a la cita en el último tramo de la calle Francia, a escasos metros de la avenida Tomás Guido, en el barrio Alta Gracia de Posadas.

Allí fue blanco de 37 puñaladas; no todas mortales pero, sin dudas, determinantes de la ferocidad del ataque. Lo que también señala el expediente es que el homicidio ocurrió en medio de un intento de robo.

Uno de los detalles clave para que Leal fuera acusado fue que el registro de ADN hallado en el cuerpo de Pablo Fraire coincidió con el suyo. Es decir, su sangre habría quedado impregnada en la remera del joven sin antecedentes penales.

Fraire se encontró con sus asesinos, supuestamente, para comprar un televisor y otros elementos de dudosa procedencia, entre ellos una computadora portátil. Los victimarios habrían intentado quitarle el dinero que presuntamente Fraire iba a llevar consigo. Pero su defensa, la resistencia que opuso derivó en golpes y las estocadas.

Leal permaneció más de diez años prófugo hasta que, en noviembre de 2013, fue detenido en Mallorca (España) por una infracción de tránsito. INTERPOL lo trajo de regreso a Argentina el viernes 10 de octubre de 2014, en medio de un fuerte operativo de seguridad.

Gabriel Leal es hermano de Ramón “Poli” Castel, en 2009 condenado a prisión perpetua por el mismo hecho, junto al amigo de ambos, Gustavo Aranda Alvarenga, al que llamaban “Axel” o “El Porteño”. La investigación e instrucción de la causa ubicó a Leal como autor material del homicidio, posiblemente como el que asestó los 37 puntazos.

De acuerdo con la investigación, habría sido quien estaba en la camioneta Peugeot 504 blanca que conducía Fraire y en un determinado momento, algo se salió de control y primero Leal y después sus cómplices atacaron sin piedad a la víctima. El cuerpo apareció abandonado en la esquina de la avenida Tomás Guido y la calle Francia.

Mallorca

Leal fue descubierto en noviembre de 2013 a bordo de una motocicleta por una ruta de Mallorca. Habría cruzado un semáforo en rojo, lo que motivó su demora por parte de efectivos de la Guardia Civil. Entregó su pasaporte, pero al notar que estaba vencido, los policías indagaron en los registros migratorios y dieron con que acarreaba la orden de captura.

Ya aprehendido, sostuvo ante los guardias españoles que se fue de Misiones en 2003 con destino a Buenos Aires y que ya en España se enteró de que era buscado por la Justicia misionera.

Los detectives policiales misioneros sostienen otra versión: “Gaby” al enterarse que era buscado, cruzó el Paraná hacia Paraguay y desde allí abordó un avión que lo llevó a territorio español, donde trabajó como camarero.

(Fuente: P.E)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *