domingo, 26 mayo, 2024

Energía para Misiones: avanza en Cerro Azul el «cisne negro» de la biomasa, que producirá desde agosto

Contra viento y marea, avanza a paso firme con más de 50 operarios trabajando, la construcción de la planta de generación de energía por biomasa de Cerro Azul.

Economis habló ayer con el socio principal e impulsor del proyecto, un empresario santafecino que arriesgó varios millones de dólares en un negocio y un sector que no conocía pero que se veía muy atractivo hace unos pocos años, pero cuyas condiciones la coyuntura argentina se encargó de barrer por completo.

Así es como la planta de MM Bioenergía, situada sobre la ruta 14 a pocos kilómetros del centro de Cerro Azul, al final terminará siendo la única en su tipo en Misiones, al menos por mucho tiempo. Al comienzo del gobierno anterior, parecía que iba a ser un primer caso de éxito de un sector que estaba por «explotar».

«En junio o julio estaremos haciendo las primeras pruebas, ahora se está instalando la parrilla de la caldera, que es parte del piso de la caldera», explicó René Mangiaterra, en diálogo telefónico. El 5 de agosto tienen que estar generando energía y mandándola al sistema interconectado.

Las obras civiles están muy avanzadas también y ya se pueden ver los edificios de las distintas dependencias.

Turbina y generador, vienen de la India

En pocos días más embarcará desde la India la turbina y el generador, que serán impulsados por el vapor generado en la caldera para producir 3 MW de energía. Lo fabricó una firma que también le hace turbinas a General Electric, líder en ese rubro.

Cuentan que trabajaron con tanta seriedad en el proyecto que la gente de Siemens, que perdió en la puja por proveer esos equipos con la firma de la India, se acercó igual a MM Bioenergía para darles algunos asesoramientos sobre la cuestión.

Hay que tener en cuenta que el negocio principal de Mangiaterra es el molino harinero, que produce en Matilde, un pueblito a 40 kilómetros de Santa Fe. Ese molino tiene una historia familiar de tres generaciones y más de 100 años de historia (fundado en 1892).

La planta de bionenergía de Molino Matilde es un verdadero «cisne negro» del sector de la biomasa en la provincia. ¿Por qué? Porque al final terminó siendo la única inversión en la tierra colorada en este negocio, que prometía mucho, pero terminó «espantando» a otras empresas o inversores interesados.

Si bien es cierto que Misiones posee otras plantas de generación de energía por biomasa, estas fueran instaladas por empresas forestales que las pusieron para asegurar su autoabastecimiento, más allá de que pueden vender el excedente a la red interconectada.

Firmas como Arauco Argentina, Papel Misionero/Arcor o Pindó, generan por biomasa para sus producciones e inyectan algo.

Molino Matilde, en cambio, no tiene aserradero o planta industrial que abastecer, se jugó todo a la promesa de invertir en una generadora de energía para abastecer la creciente demanda del país.

Desperdicios forestales

La biomasa son los desperdicios forestales que se utilizan para alimentar una caldera, que genera vapor, mueve una turbina y genera energía eléctrica. Misiones y Corrientes son una suerte de «Arabia Saudita» de la biomasa por la cantidad, calidad y supuestamente el bajo costo de esta materia. Y al mismo tiempo, la Argentina necesita desesperadamente más inversiones en generación de energía.

Es por eso que el gobierno de Mauricio Macri lanzó apenas llegó a la Casa Rosada, el Plan Renovar para incentivar las inversiones en generación de energía por fuentes renovables. Parques eólicos en la Patagonia, energía solar en el Noroeste y biomasa en las regiones forestales del país, principalmente Corrientes y Misiones. También pequeños aprovechamientos hidroeléctricos (PAH) y biogás.

Para eso, los proyectos que se presentaron y fueron adjudicados, aseguraron un valor firme de la energía que producirán por 20 años. Con esos contratos firmados, muchos emprendimientos obtuvieron financiamiento, con lo cual ni siquiera tuvieron que poner fondos propios.

Sin embargo, Mangiaterra sufrió el impacto de las devaluaciones y la corrida cambiaria que arrancó en el 2018 y se le fueron socios que iban a aportar capital. También los bancos que iban a financiar decidieron echarse atrás por culpa de la coyuntura macroeconómica.

Mientras todo esto sucedía, también en la provincia cambió la mirada que se tenía sobre el potencial de este negocio de poner una planta exclusivamente para generar energía e inyectarla al sistema interconectado.

Así se fueron cayendo otros proyectos que no habían llegado a adjudicarse un contrato Renovar y estaban en distintas etapas de planeamiento. Por ejemplo, el empresario correntino Fermín Bernasconi hace poco confirmó a Economis que no avanará con su proyecto y buscará concretarlo en Paraguay. Bernasconi planeaba invertir más de 100 millones de dólares en Puerto Rico en una planta de biomasa.

Uno de los motivos que generó dudas en el negocio de generar energía por biomasa es la disponibilidad de materia prima a un precio que permita hacer viable la operación. En ese sentido, Mangiaterra avanzó antes y cerró acuerdos de abastecimiento con forestales de la región. El mismo, es dueño de varias forestaciones en distintos puntos de la provincia.

«La pasé mal por momentos, por la coyuntura económica, la incertidumbre, pero ahora estamos en la etapa final de la construcción y me siento entusiasmado, con muchas ganas de empezar. Me preguntan, por qué lo hago. ¿Por qué no nos concentramos en lo que mejor hacemos, en nuestro negocio molinero? Yo creo que uno a veces quiere avanzar a pesar de todo, hay algo que te impulsa», dijo a Economis, este joven empresario de 40 y pico de años y ganas de ver una Argentina mejor.

«Esto es energía de Misiones y para Misiones, porque el primer lugar a donde va a ir la energía es a la zona de Cerro Azul y si la demanda ya está cubierta por otras fuentes, recién ahí la energía va a otros lugares por el sistema interconectado», explicó Mangiaterra.

(Fuente: Economís)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *