Coronavirus: Rusia quiere aumentar la producción de su vacuna Sputnik V en el extranjero

Rusia dijo hoy que quiere aumentar la producción de su vacuna contra el coronavirus Sputnik V en el extranjero, un día después de que la revista científica The Lancet avalara sus resultados de alta eficacia y seguridad.

«En un futuro muy cercano queremos empezar a producir en otros países para responder a la demanda creciente de más y más países», dijo el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, a periodistas, citado por la agencia de noticias AFP.

La vacuna rusa fue vista con recelo durante un tiempo debido a la falta de un respaldo científico público que sustentara las afirmaciones de sus desarrolladores de que los resultados de los ensayos apuntaban a una eficacia de casi el 92% para prevenir el coronavirus. 

Sin embargo, ahora, el fármaco ya fue homologado en 15 países, entre ellos antiguas repúblicas soviéticas, aliados políticos como Venezuela o Irán y países como Argentina y México.

Más que exportar, Rusia desea cerrar acuerdos de cooperación para que otros países produzcan su vacuna que, por ahora, se fabrica en países como Brasil, India, Corea del Sur y Kazajistán.

Rusia también dio inicio al procedimiento para homologar la vacuna ante la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Ayer, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que financia el desarrollo de la Sputnik V, destacó que la ampliación de la producción de la vacuna se conseguirá con la capacidad de fábricas locales en Brasil, India, Corea del Sur y Argelia.

Además, hay un entendimiento para hacer lo mismo en Irán y Turquía, se avanza con China y se discute con Alemania.

Efectiva en un 91,6%: la revista científica The Lancet publicó los resultados de la vacuna Sputnik V para prevenir el coronavirus

La vacuna rusa Sputnik V, que demostró seguridad y una eficacia del 91,6% en la prevención de Covid-19, publicó los resultados interinos de la fase 3 en The Lancet y así se colocó entre las cuatro primeras en validar su investigación por pares y entre las tres con una eficacia mayor del 90%.

Esto, según el Director General del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), Kirill Dmitriev«es un jaque mate» para quienes la criticaban y «responde todas las preguntas de los que tenían dudas».

«Hubo muchos intentos de desacreditar la vacuna Sputnik V y de generar dudas. Frente a eso el Centro Gamaleya siguió trabajando»

«Hubo muchos intentos de desacreditar la vacuna Sputnik V y de generar dudas. Frente a eso el Centro Gamaleya siguió trabajando y demostró que hicimos bien en registrar nuestra vacuna en agosto y en comenzar a vacunar al personal más expuesto desde septiembre», sostuvo Dmitriev en una conferencia de prensa internacional al presentar los datos de la publicación.

El director del RDIF indicó que el artículo publicado «en una revista de prestigio internacional como The Lancet es un jaque mate para quienes la criticaron y responde a todas las preguntas de los que tenían dudas. La Sputnik V demostró ser una de las vacunas más eficaces y más avanzada».

Este martes, la revista The Lancet publicó resultados interinos de ensayo clínico fase 3 que arrojaron que la vacuna Sputnik V, desarrollada por Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya del Ministerio de Salud de la Federación de Rusia, tiene una eficacia del 91,6 por ciento en la prevención del coronavirus.

El análisis incluyó datos de 19.866 voluntarios que recibieron tanto la primera como la segunda dosis de la vacuna Sputnik V o placebo en relación 3-1 (es decir que unos 15 mil fueron vacunados y unos 5 mil recibieron placebo) y en el punto de control final hubo 78 casos confirmados de Covid-19, de los cuales 62 se presentaron en la rama placebo y 16 entre las personas que recibieron la vacuna.

Además, la Sputnik V proporcionó «una protección completa contra casos graves», según la publicación.

Los investigadores destacaron que la eficacia en el grupo de 2.144 voluntarios mayores de 60 años fue del 91,8 por ciento y no difirió estadísticamente del grupo de 18 a 60 años.

En relación a la seguridad, la mayoría de los eventos adversos (94%) fueron leves e incluyeron síndromes similares a la gripe, reacciones en el lugar de la inyección, dolor de cabeza y astenia; en tanto que no hubo «eventos adversos graves asociados con la vacunación, ni tampoco se presentaron «alergias fuertes ni shock anafiláctico».

Dmitriev señaló que «cuando comenzó la pandemia nos propusimos hacer la mejor vacuna para el mundo y esto no sólo era contemplar la eficacia y la seguridad, sino también que sea accesible para todo el mundo»

En relación a la accesibilidad, Dmitriev destacó que «por un lado, tiene un costo menor de 10 dólares por dosis», y por el otro «no necesita transportarse o almacenarse a menos 70 grados», lo que simplifica la logística; incluso informaron que están haciendo estudios de estabilidad que arrojaron que la vacuna se mantiene conservada entre 2 y 8 grados.

La Sputnik V utiliza como vectores que transportan la proteína S o espícula del SARS-CoV-2 a dos adenovirus diferentes (Ad5 y Ad26) que se administran una en cada dosis con intervalo mínimo de 21 días.

«Esta plataforma con dos componentes puede ser una herramienta clave en el desarrollo de vacunas a futuro», señaló por su parte el director del Gamaleya, Alexander Gintsburgy quien enfatizó que gracias a la utilización de dos adenovirus diferentes «la respuesta del sistema inmunológico es más robusta».

«Esto nos lleva a tener expectativas de que la vacuna proteja no un mes o dos meses, sino hasta dos años, pero éste es un objetivo que tendremos que evaluar a futuro y realizar los estudios clínicos correspondientes para ver que esto se cumpla», agregó.

(Fuente: Télam)